Elige el aroma que va contigo

ORIENTAL

MADERA

HERBACEO

FLORAL

CITRICO

CHIPRE

¿Cómo encuentro un perfume que huela parecido a…?

La clasificación de las fragancias por esencias ha sido siempre difícil. Describir un aroma con palabras no es nada fácil.

Desde hace siglos los perfumistas han probado muchas clasificaciones distintas y aún a día de hoy no hay una clasificación universal ya que incluso cada persona aprecia cada fragancia de forma distinta.

La Sociedad Francesa de Perfumistas intentó estandarizar el sistema, definiendo las principales familias en: cítricos, florales, fougère, chipres, amaderados, ambarinos y cuero, y estos a su vez subdivididos en otros grupos.

Mililitros de Perfume somos la única firma que clasifica todos sus perfumes según su familia porque creemos que es una pista esencial para que el cliente descubra el olor que más le gusta, nosotros nos hemos basado en esta clasificación simplificándola aun más dejandola en las 6 familias que tienes a continuación:

– Oriental

Conocidas también como especiadas o ambarinas. Evocan olores, sabores, colores y paisajes de Oriente, de donde toman su nombre. Se distinguen por su mezcla de calidez y sensualidad. Son materias tales como los almizcles, la vainilla y las maderas preciosas las que les otorgan su riqueza, y se encuentran a menudo acompañadas de flores exóticas y de especias. Dan origen a perfumes sofisticados y envolventes.

– Cítrico

Las esencias de cítricos, que los perfumistas denominan “Hespérides” (nombre que coge de la mitología griega), destacan por su frescura y ligereza, y comprenden las primeras “Eaux Fraîches”. En las fragancias femeninas se encuentran también acordes florales o de tipo chipre. La presencia de notas aromáticas y especiadas en cantidades a veces considerables imparten a estos perfumes un carácter más masculino.

– Madera

Estos perfumes de corazón amaderado adquieren un carácter cálido y aromático cuando predominan el sándalo o el pachuli, volviéndose más frescos y ligeros con la presencia del cedro y del vetiver. Constituyen acordes utilizados para elaborar perfumes marcadamente masculinos cálidos, secos y elegantes a la vez, y van acompañados a menudo de un toque de frescura hespéride o de notas aromáticas.

– Herbáceo

También llamados aromáticos se componen principalmente de salvia, romero, tomillo y lavanda, acompañados generalmente de notas hespérides y especiadas. No nos encontramos ante un acorde básico sino ante una combinación de varios. Son perfumes que destilan aromas verdes, entre lo dulce y amargo a la vez. El carácter viril de estas composiciones convierte esta familia en una de las más desarrolladas en la perfumería masculina.

– Floral

Esta familia consta de una gran variedad de creaciones que van desde arreglos exuberantes de bouquets florales hasta composiciones de soliflor. Los perfumistas pueden dar rienda suelta a su creatividad, enriqueciéndolas con toques verdes, aldehídicos, frutales o especiados. Con su característica fragancia natural, la nota floral es uno de los más importantes componentes en la perfumería femenina.

– Chipre

El éxito de una fragancia llamada “Chypre” de Françios Coty en 1917 dio origen a la familia clásica de los perfumes de tipo Chipre. Estas composiciones reposan sobre un acorde de cinco notas: musgo de roble, rosa o jazmín, ámbar o almizcle, pachuli y bergamota. La riqueza de las notas chipre se integra muy bien con las notas frutales o florales. Esta familia constituye un grupo de perfumes persistentes y de fuerte carácter, fácilmente reconocibles.